PRÓXIMO ESTRENO

CAMPAÑA ESCOLAR 2019/20


EL ÚLTIMO ROMÁNTICO


EQUIPO ARTÍSTICO

Se unen a Ventrículo Veloz en este proyecto Denise Despeyroux como dramaturga y directora, Bea Jaén como actriz y Fernando Delgado-Hierro como actor, con todo nuestro corazón y con muchas ganas de arrancar... Os damos la bienvenida a nuestra pequeña/gran familia!!

DENISE DESPEYROUX

Mis obras suelen tener argumentos disparatados y fantasiosos. Me gusta la idea del dramaturgo como demiurgo de otros mundos posibles, con sus leyes propias, pero otros mundos que a la vez nos ayudan a indagar en los misterios de este que nos toca.

BEA JAÉN

Gracias al teatro he entendido que no existe una realidad estática e incuestionable, sino que la realidad está siempre por conocerse, por imaginarse. Es un misterio. Un enigma constante. Y eso es maravilloso. Sobre todo, cuando nos adentramos en ese misterio en compañía de otras personas. 

FERNANDO DELGADO-HIERRO

Me dedico a la interpretación porque sigo necesitando ese encuentro que sucede en el teatro. Me ayuda a mirar a los demás y quizá entender algo de todo este lío que significa ser humano.



REFLEXIONANDO SOBRE LA VIOLENCIA DE GÉNERO EN ADOLESCENTES

Desde el año 2013 hasta ahora ha habido en nuestro país 27 menores víctimas mortales por causa de la violencia de género y 233 huérfanos porque sus madres han sido víctimas mortales de la violencia de género.

 

Los expertos sobre violencia de género en España constatan que las actitudes machistas entre adolescentes están aumentando. Así lo alerta el Consejo de Juventud de España. Si bien un 92% de nuestros jóvenes varones y un 96% de nuestras jóvenes mujeres consideran inaceptable la violencia de género según refleja un estudio sobre la igualdad y prevención de la violencia de género en la adolescencia española realizado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, resulta también constatado en el mismo estudio que no todas las formas de violencia de género y comportamientos que constituyen maltrato son identificadas como tales por los jóvenes de nuestro país.

 

Los estudios señalan que uno de cada tres jóvenes considera inevitable o aceptable en algunas circunstancias “controlar los horarios de la pareja”, “impedir a la pareja que vea a su familia o sus amistades”, “no permitir que la pareja trabaje o estudie” o “decirle las cosas que puede o no puede hacer”. Estos datos muestran que las personas jóvenes son más tolerantes que el conjunto de la población con las conductas relativas a la violencia del control.

 

Los expertos señalan que el mal uso de las nuevas tecnologías por parte de una juventud ya nacida en la era digital puede agravar las situaciones de violencia de género. Un ejemplo es la falta de conciencia en relación al control abusivo cuando este se ejerce a través del móvil. El 25% de las jóvenes encuestadas en el estudio antes citado aseguran que sufren control por parte de su novio a través del móvil.

 

Otro ejemplo de cómo las tecnologías pueden añadir complejidad y nuevas dimensiones a los conflictos que surgen entre los jóvenes es el fenómeno del escrache a través de las redes sociales. Cada vez se dan más casos de mujeres adolescentes que en lugar de recurrir a la justicia cuando se consideran víctimas de una agresión o una violación deciden atacar a su victimario a través de las redes.

 

El problema es que el escrache genera todavía más violencia y humillación. No se trata de juzgar la intención de la persona que escracha, sino de señalar que los resultados de esta práctica no favorecen a nadie. Lo que suele ocurrir es que se forman dos bandos que defienden una u otra postura y a ellos se van sumando cada vez más personas que desconocen la situación y los implicados.

 

Nos proponemos una obra para jóvenes que atienda a toda esta complejidad y a los diferentes adolescentes implicados, a las diferentes maneras y los diferentes sentidos en que los adolescentes pueden ser víctimas de la violencia de género.

sinopsis

Un hombre y una mujer adultos que en el pasado habían sido compañeros de instituto se ven forzados a encontrarse porque la hija de él y el hijo de ella protagonizan un violento conflicto.

 

La chica acusa al joven de abuso sexual, el chico sostiene que fue sexo consentido. La acusación ha tenido lugar hasta ahora solo a través de las redes y se ha vuelto viral. El hombre cree a su hija, la mujer a su hijo.

 

A través de este conflicto, los dos adultos se verán obligados a cuestionarse todo lo que creen saber acerca de sus hijos adolescentes, pero no solo eso, ya que también deberán enfrentarse a su propio pasado.

 

¿Fueron ellos víctimas en su adolescencia de una sociedad machista? ¿Son víctimas ahora sus hijos de los mismos modelos ya caducos? ¿O están reaccionando a un clima de época que tiene que ver con una sociedad en transformación que necesariamente provoca conflictos? ¿Hasta dónde puede llegar la confusión de dos adolescentes? ¿Y la de dos padres adultos?


Si eres docente, ya puedes reservar tus entradas para el estreno con el arranque del curso 2019/20